Qué hacer para que el hombre no se vaya. Diez consejos útiles para las mujeres partidarias de la estabilidad

 
Qué hacer para que el hombre no se vaya. Diez consejos útiles para las mujeres partidarias de la estabilidad

¿No sabe qué hacer para que su hombre no la abandone? ¿Quiere que este no le sea infiel? ¿Le gusta que la vea como a una mujer y no solo como a un ama de casa, una amiga o la madre de sus hijos? ¿Aprecia la estabilidad en las relaciones y está dispuesta a luchar por ella sin dejarla en las manos del azar ni del destino? Pues, entonces, voy a tratar de darle algunos consejos útiles; útiles, porque sé cómo mantener el matrimonio.

Vamos al grano. No hablemos de platos deliciosos ni de una casa modélica. Todo ello está más que claro. Vamos a centrarnos en cosas más importantes: en las relaciones íntimas, en lo que hay que hacer para que el hombre no la deje. Es un tema mucho más complicado, pero también es el más importante, si hablamos de parejas con buena salud y de una edad no demasiado avanzada, es decir, las parejas cuyas relaciones se estructuran de una manera normal. Es el tema más importante porque, según las estadísticas, la insatisfacción sexual es uno de los principales motivos de divorcio, y ahora mismo estamos hablando de estabilidad.

Tengo que avisar que en este artículo hay muchas cosas desagradables. A lo mejor incluso podrían parecer humillantes a algunas mujeres. Al fin y al cabo, en nuestra época nadie le debe nada a nadie. La mujer disfruta de los mismos derechos que el hombre, y este también tiene que esforzarse para complacerla. Pero vamos a considerar la situación de una manera más racional o quizás cínica, si le apetece llamarlo así. Y es que la tarea que se nos plantea es complicada e importante.

¿Le preocupa la estabilidad de su relación? ¿No le apetece que su pareja le sea infiel? ¿Le gusta que la vea como a una mujer y no solo como a un ama de casa, una amiga o la madre de sus hijos? Entonces, vamos a verlo todo sin idealizaciones y a llamar a las cosas por su nombre. Lo haremos porque lo que necesitamos es un resultado concreto, y no teorías abstractas sobre la pervivencia del matrimonio.

Se dice que para tener sexo el hombre está dispuesto incluso a enamorarse. ¿Ha oído alguna vez esta broma? Pero es que es pura verdad. No se haga ilusiones: para un hombre normal, sano y no demasiado mayor usted constituye, en primer lugar, un objeto sexual. Si deja de percibirla así, inevitablemente empezará a buscar aventuras fuera del matrimonio. Pero el hombre no tiene ninguna culpa. Son las leyes de la naturaleza. Vamos a partir de ellas si queremos ser realistas en vez de hacernos ilusiones infundadas. RESUMIENDO: aquí tiene las diez recomendaciones principales para las mujeres que aprecian la estabilidad en las relaciones y están dispuestas a luchar por ella sin dejarlo en manos del azar ni del destino.

Lo PRIMERO y lo más importante: su actitud para con el sexo 

Sin duda alguna, las relaciones con un hombre no se reducen al sexo y ustedes se pueden tener cariño por muchas razones. Pero no hay que olvidar que, hoy en día, para un hombre el matrimonio significa no solo paz y tranquilidad del hogar, no solo sus hijos y su mujer que le cuida, sino también el placer y la satisfacción sexual. Cuando un hombre se casa, entre otras cosas, cuenta con que va a tener el placer garantizado, en forma de sexo con su mujer. Es un motivo importante para la mayoría de los hombres a la hora de casarse. Si con el tiempo deja de obtener el placer con el que contaba inicialmente, el verdadero valor de estas relaciones se irá desvirtuando para el hombre, incluso si este no se da cuenta de ello directamente. La naturaleza hará lo que le corresponde.

El sexo es algo sagrado. Parece exagerado, pero en el contexto de todo lo que acabamos de decir solo se puede interpretar de esta manera. Es en el sexo donde usted se realiza como mujer, en muchos aspectos. No hay que compararlo con nada. 

Perciba cualquier arrebato de deseo de su pareja como un regalo valioso y en estos momentos olvídese de todo, menos del sexo. Su instinto, su deseo, su pasión, su energía... Todo ello está dirigido hacia usted, y si no lo acepta, si no responde con un «sí» rotundo, quiere decir que está apagando su amor con sus propias manos. En este caso, que no le sorprendan las consecuencias. La energía masculina, al no encontrar salida, se canalizará en otra dirección, y en el subconsciente de su pareja se irá gestando una reacción adversa ante usted. De esta manera se manifiestan la naturaleza y la energía. ¡No lo olvide!

El sexo nunca tiene que convertirse en objeto de regateo. No se puede chantajear al hombre amenazándole con el rechazo en caso de que usted no esté contenta con su comportamiento. Evite todo tipo de discusiones en el dormitorio. Su pareja solo tiene que asociar el sexo con emociones positivas. En caso de alguna desavenencia, lo más aconsejable es reconciliarse en la cama en vez de irse a otra habitación con cara de pocos amigos. Además, incluso si usted sospecha o sabe que su marido le es infiel, en ningún caso deje de hacer el amor con él. Preste una atención especial a este tema, trate de que sus relaciones sexuales se vuelvan más intensas y se llenen de emoción. Porque lo que ocurre en realidad es que se ha creado una situación de competencia, y si usted por su propia iniciativa «abandona el campo de batalla», al final se arriesga a salir perdiendo. Interprételo como una señal de que hay que echar urgentemente «leña al fuego» de su amor, que está a punto de extinguirse. 

Lo SEGUNDO: la imprevisibilidad y la novedad que usted aporta 

En cuanto su pareja la llegue a conocer del todo, inevitablemente irá perdiendo el interés. Siempre nos aburren las cosas a las que estamos acostumbrados, y es natural para el ser humano buscar la novedad: se trata de uno de los testimonios de su intelecto. Está muy bien si usted tiene aficiones y hobbies propios, si hay cosas de las que sabe más que su pareja, si se desarrolla y cambia constantemente, como persona y como mujer. Pero lo más importante aquí es lo que concierne a su vida íntima. Unas relaciones íntimas largas se tienen que basar en la provocación. Provoquen a su hombre a descubrir cosas nuevas. ¡Nada de estereotipos de comportamiento en las relaciones íntimas y en la cama! ¡Nada de actuaciones o reacciones automatizadas, nada de posturas tradicionales, nada de previsibilidad! Cuanto más imprevisible sea usted, más interés va a provocar. Haga lo que sea, pero trate de cambiar, aunque sea un poco. Podrá cambiar de imagen, de roles, añadir intriga y provocación, buscar constantemente algo nuevo e inusual. Incluso cosas aparentemente tan simples como cambiar de peinado en el pubis o usar un perfume distinto le ayudarán a mantener el interés del hombre. Así que recuerde: la NOVEDAD atrae y llama a conocerla. 

Lo TERCERO: su independencia del marido

Trate con todas sus fuerzas de no depender de él. Tanto material como psicológica, moral y sexualmente. Él lo tiene que sentir y ser consciente de ello. Como resultado, su hombre la apreciará más. Resultará muy estimulante para él, y su interés por usted no desaparecerá con el tiempo. Naturalmente, el hombre, debido a su propia naturaleza, tratará de dominarla, y será complicado no depender de él. Pero en ello está la garantía de su futuro. Es algo que verdaderamente le aporta seguridad. No hay que dedicar la vida al marido y a la familia. Dedíquesela, en primer lugar, a usted misma. Esta tiene que ser la actitud base. No hay ninguna garantía de que su sacrificio sea apreciado, pero es muy probable que el hombre se acabe aburriendo de usted. El papel de una mantenida o de una criada que no hace más que intentar adivinar los deseos de su dueño es terriblemente peligroso en este sentido. Provoque a su pareja para que sienta un poco de celos, permítase de vez en cuando «enseñar los dientes», trate de ganar dinero propio. Su hombre tendrá que sentir siempre la competencia de otros machos, que no hará más que mantenerle en forma. De esta manera, tendrá la sensación de estar luchando constantemente por usted y, en cierto modo, lo verá como una caza. En combinación con la novedad, le resultará apasionante e interesante.

Lo CUARTO: hay que cuidarse

Parece de lo más trivial, pero no hay que dejar de repetirlo. Si puede hacerlo ahora mismo, mírese en el espejo. Ya sabe que el hombre ama con los ojos. ¿Qué aspecto tiene usted ahora mismo? ¿Está bien maquillada, le brillan los ojos? ¿Su piel es tersa? ¿Qué ocurre con su figura? ¿Qué aspecto tiene su vientre? Los glúteos, ¿tienen buena forma? ¿Y las piernas? ¿No hay señales de celulitis o flacidez? ¿El pecho, cómo lo exhibe? ¿Cómo se mueve? Claro que todo ello conlleva esfuerzo, tiempo y dinero. Pero no queda otra. Si no convierte el hecho de cuidarse en una costumbre, si se permite relajarse al respecto, no se sorprenda de que la traten como si fuera una zapatilla de estar por casa a la que se le perdona que esté arrugada, descolorida, que haya perdido la forma... pero la tratan como le corresponde. Si se comporta así, usted deja de ser competitiva. Si permite ver su edad, su falta de belleza, de feminidad, elegancia, cultura, buen gusto... se presenta a sí misma como alguien de bajo nivel. Así provocará que el hombre pierda el interés y el respeto por usted, puesto que es usted misma la que abandona «el campo de batalla» y aumenta el riesgo de separación. Y si esta separación llega a ocurrir, se dificulta además la búsqueda de una nueva pareja.

Es verdad que las mujeres lo tienen más difícil que los hombres en este sentido: se ven obligadas a cuidar más su aspecto físico. Pero así son las leyes de la naturaleza. El hombre ama con los ojos, es algo que no podemos evitar. Es muy peligroso dejarse llevar por falsas ilusiones en este sentido. Las tendencias del estilo de «lo que está más de moda es la naturalidad» son bombas de relojería peligrosísimas. ¿Lo quiere probar en sus propias carnes? ¡Suerte con ello!

Lo QUINTO: su atractivo sexual para él 

Tiene que tratar de resultar sexualmente atractiva para su hombre, en todo momento y estén donde estén. Preste mucha atención a los comentarios y las peticiones que su marido le pueda hacer al respecto. El peinado, el maquillaje, el aspecto exterior, la ropa. Por supuesto que la ropa es tremendamente importante, incluida la de estar en casa. Antes de ponerse algo, ¡piense si le hará más atractiva sexualmente! ¡Es algo que tiene que hacer sin pensar, automáticamente! En este sentido, no importa en absoluto si la ropa está de moda o no. Lo importante es que sea sexual, y que lo sea precisamente para su hombre. Pieles, escotes abiertos, ropa muy ceñida al cuerpo, aperturas sugerentes, telas semitransparentes... todo ello siempre resulta muy erótico. La ropa tiene que subrayar los partes del cuerpo que más le gusten a su pareja. Pero recuerde que, si quiere presentarse semidesnuda, no puede dejar de ser elegante. Valen las medias y los tangas, pero no pantys, una batita de encaje sobre el cuerpo desnudo y no un albornoz descolorido, lencería erótica y no unas simples bragas... Pero tampoco se pase en este sentido. Si a partir de mañana usted empieza a andar por casa en ropa erótica, día tras día, el hombre no tardará en hartarse, y la sensación de erotismo desaparecerá. En este sentido, lo mejor son los contrastes. Un traje muy oficial sin ropa interior debajo, un vestido muy cerrado delante y una apertura en la espalda que llega casi hasta la línea entre los glúteos... Es decir, provóquele, eso va a funcionar, pero trate de comportarse de una manera natural, como si todo ocurriera por pura casualidad. Ser sexual significa estar provocando siempre un poco.

Lo SEXTO: entender las preferencias sexuales del hombre

Esté atenta para ver qué es lo que excita más a su pareja, qué es lo que le provoca más deseo. Por ejemplo, se ha dado cuenta de que después de haber visto una película sobre una violación su marido se ha abalanzado directamente sobre usted. He ahí el tema principal para sus juegos eróticos de rol. O se ha dado cuenta de que su pareja está mirando con interés los culos femeninos. Pues aquí está su tarea principal para el entrenamiento en el gimnasio. Es muy importante notar cómo el hombre varía en este sentido con el tiempo, porque hay hombres que con la edad cambian incluso de orientación sexual. Es probable que en algún momento a este hombre le haya empezado a atraer el sexo anal, o empezó a notar más sensibilidad en el ano, pero la mujer que estaba con él no se dio cuenta. No tenga miedo a experimentar con él, pero no espere que él se lo vaya a sugerir. Muchas veces los hombres se muestran muy herméticos y tímidos en este sentido. Lo mejor para este tipo de experimentos son los juegos para adultos, que permiten probar cosas nuevas como si estuvieran bromeando y haciendo el tonto.

Lo SÉPTIMO: una atmósfera romántica en casa 

Velas y olores, música, sábanas, una cama y un sillón cómodos para el sexo, revistas eróticas y aceite para masajes en su mesita de noche, noches en la bañera con champán, duchas conjuntas, el diseño de su dormitorio y su cuarto de baño con elementos eróticos... En este ámbito existen muchas posibilidades y hay mucho potencial por descubrir. Siempre podrá inventarse algo nuevo. Siendo mujer, le corresponde cuidar del hogar. ¡Y que sea realmente un hogar! A la hora de comprar cualquier mueble, ¡no deje de pensar cómo podrán hacer el amor sobre él, y mejor de alguna manera insólita! Da lo mismo si será en el dormitorio, en la cocina, en la entrada o incluso en la despensa. Más tarde tan solo hará falta buscar el momento oportuno.

Lo OCTAVO: el erotismo en su vida 

Es algo muy importante, puesto que constituye el trasfondo de su visión del mundo e influye en su actitud general. ¿Hace mucho que no han ido juntos a ver alguna exposición de fotografías eróticas, no han visto una nueva película erótica o una feria de juguetes sexuales? ¿Hace mucho que han elegido juntos lencería erótica? ¿Han participado alguna vez en fiestas eróticas, han visitado algún strip-club juntos? En casa, ¿tienen cuadros, fotos o estatuillas del género erótico? ¿Están aumentando esta colección? ¿Recomendó a su marido la lectura de esa novela con toques eróticos que tanto le ha gustado, o al menos un relato corto cargado de erotismo? ¿Tienen en su casa álbumes de pintura o fotografía erótica? Espero que me haya entendido. 

Lo NOVENO: su perfeccionamiento sexual personal 

Se trata del desarrollo de sus propias capacidades, conocimientos, habilidades y sensualidad. Es usted misma la que en primer lugar necesita todo ello para disfrutar más en la vida íntima. Con los años, tiene que hacerse cada vez más sofisticada y tener más imaginación. Convierta el sexo en su afición principal. Intente que nadie la pueda superar. En realidad, no es tan complicado, pero sumamente interesante. Le aseguro que en este caso su autoestima crecerá, mientras que la edad ya no será tan importante. Si usted se comporta en la cama de una manera inusual, hábil y variada, su marido nunca la dejará por una muñeca jovencita fría y sin experiencia, por muy guapa que sea. En este ámbito no hay tantos trucos, créame, y no es difícil aprenderlos. Lo único que hay que hacer es dejar de lado la pereza. Por ejemplo, Cleopatra al final de su vida era una mujer no demasiado joven ni muy guapa, pero hacía con los hombres lo que quería. El arte de utilizar los músculos vaginales, las distintas técnicas sexuales, la propia energía sexual, la capacidad de hacer un masaje erótico u ofrecer una sesión de striptease... Hoy en día existe un sinnúmero de materiales, libros y cursos sobre ello. Conviértase en una verdadera «sacerdotisa del amor» para su hombre, y le resultará irreemplazable.

Lo DÉCIMO, lo último y lo que supone más responsabilidad: la búsqueda constante de novedad en el sexo 

Es un ámbito muy amplio y tema para un artículo aparte. Artículos sobre cómo añadir fuego a una cama que se enfría

La idea principal consiste en buscar constantemente algo inusual para usted y su marido en el sexo. Probar cosas nuevas, no tener miedo, no limitarse y experimentar. Pueden ser posturas sexuales, sitios insólitos para hacer el amor, juegos eróticos de rol y juegos para adultos, dominación, juguetes sexuales... Es decir, cualquier cosa que le venga a la mente. Olvídese de las palabras «depravación» o «escandaloso». Todo se puede y se debe hacer, y cuanto más sofisticado y diferente, mejor. Su sexo tendrá que ser variado: ora rápido, ora lento, a veces brutal y a veces sensual y cariñoso, ora inesperado y distinto, ora preparado de la manera más refinada. Busque siempre en casa lugares donde todavía no hayan hecho el amor. Haga «cosas escandalosas» mientras están de vacaciones. La novedad y la sorpresa garantizan mucha emoción, y lo extremo excita mucho. Y recuerde lo más importante: en el sexo tiene que tratar de no decirle nunca no al hombre, le pida lo que le pida. Claro que se trata de una variante ideal, pero, si lo consigue, él estará con usted para siempre. Cuanto más le permita, más empezará el hombre a depender de usted. Cuanto más variado y sofisticado sea su sexo con él, más fuerte será su dependencia. Recuerde que la lujuria une increíblemente a la gente y no es en absoluto menos romántica que los cantos debajo del balcón. Busque, provoque, sígale el juego, sea libertina, y su amor nunca se enfriará.

Tenga en cuenta que, a diferencia de la mujer, el hombre suele necesitar más novedad en el sexo. No piense que lo que le guste a usted le tiene que gustar también a él o que las cosas que le parecen suficientes a usted le satisfacen a él. Es muy importante que su pareja asocie todo lo nuevo e inusual en el sexo precisamente con usted. En este caso, si le apetece experimentar o probar algo especialmente picante, no se cortará a la hora de proponérselo a usted en vez de irse de putas. Pero lo mejor será que sea usted la que le provoque.

Cada una de estas diez líneas de actuación abarca muchas cosas, aquí solo me he limitado a hacer un boceto. El objetivo de este artículo consiste en ayudarle y sugerirle ideas. Decida usted misma si le interesan y piense si es un tema actual para usted. Pero recuerde que la estabilidad del matrimonio radica, en primer lugar, en la satisfacción sexual. 

Es mejor no arriesgarse a probar en sus propias carnes hasta qué punto esto es cierto. 

© Andrey Rider

Si le ha gustado la línea de mi pensamiento o como escribo, en general, probablemente le encantará leer mis novelas, relatos y cuentos.

Novela «The MASK or the Formula of a Perfect Wife»Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 1Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 2Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 3Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 4

Comentarios

todos los derechos reservados © andreyrider.es, 2017