El sexo dentro del matrimonio: doce pasos hacia el paraíso (o cómo añadir fuego a una cama que se enfría)

 
El sexo dentro del matrimonio: doce pasos hacia el paraíso (o cómo añadir fuego a una cama que se enfría)

Últimamente se habla mucho del sexo dentro del matrimonio, y hay mucha preocupación al respecto. Cómo conservar el matrimonio, cómo seducir a su propio esposo o esposa, cómo diversificar el sexo en casa... Libros, artículos y cursos proliferan en todas partes. Por supuesto, eso está bien, porque la insatisfacción sexual es el principal motivo de divorcio. Sé de lo que estoy hablando. Lo sé y quiero compartir mi experiencia, por si ayudo a alguien a mantener su matrimonio.

Vamos al grano. Claro que no voy a decir nada rompedor y quizás no recomiende nada especialmente nuevo, pero a veces tengo la sensación de que existe la necesidad de poner los puntos sobre las íes. Es decir, hacerlo en las cabezas de algunas personas que todavía no se han aclarado con lo que hay que hacer para desterrar el aburrimiento de su cama conyugal. Y es que este aburrimiento supone un gran peligro para la familia, ya que puede llevar al divorcio. Además, es mucho mejor vivir disfrutando en vez de ir tirando mal que bien, quejándose de las infidelidades. 

Así que, aquí tienen DOCE APARTADOS, o más bien doce pasos que les ayudarán a entrar en este paraíso en el que podrá convertirse su propio dormitorio como territorio para el sexo conyugal. ¿Están sonriendo? Y, sin embargo, seguramente lo sentirían así cuando empezaron a vivir juntos. ¿Y ahora? Pues, más razón para abordar el tema en serio. Al fin y al cabo, no todo el mundo sabe cómo hay que hacer el amor dentro del matrimonio.

1. Nuevas posturas para el sexo

Empezaré por lo más simple, por evidente que le pueda parecer a alguien. Si este tema ya lo tienen resuelto, podrán saltarse este paso. Para gente algo menos segura de sí misma, he aquí mi secreto: cambiar de posturas es lo más fácil. Y aunque es fácil, resulta apasionante y sobre todo muy eficaz a la hora de luchar contra el aburrimiento en la cama, si se muestran realmente creativos.

Existe un sinfín de catálogos de posturas sexuales y, si dedican un poco de tiempo a estudiarlos, podrán encontrar muchas cosas interesantes. No se abandonen al sexo «automatizado», siempre con las mismas posturas habituales. La costumbre es el peor enemigo de las emociones, que no tarda en empobrecer nuestras sensaciones.

Tengan en cuenta que las posturas sexuales suponen, en primer lugar, una técnica nueva, un ángulo insólito de penetración, una presión especial sobre una zona u otra... Ahí radica su mayor importancia. Pero tampoco hay que ver el cambio de posturas como algo mecánico o una especie de acrobacia en la cama. Sería lo mismo que, en vez de apreciar en un restaurante la calidad de los platos, apreciáramos únicamente su cantidad. Como unos verdaderos entendidos, traten de disfrutar los dos de los matices de cada postura nueva, dándose cuenta de qué placer especial les aporta. Sean creativos a la hora de cambiar de postura mientras están haciendo el amor. Aunque, para empezar, no está mal simplemente jugar un poco, haciendo el tonto. Por ejemplo, prueben al menos una postura nueva cada vez que hacen el amor, eligiéndolas en orden de aparición, o abran un catálogo a azar, organizando una especie de juego de la ruleta.

No hace falta comprar una decena de catálogos a la vez. Pero acostúmbrense, una vez al mes o cada dos meses, a pasar por una librería expresamente para comprar un libro nuevo o buscar algo en internet. Esta estrategia resultará mucho más interesante y eficaz.

2. Nuevos lugares para hacer el amor 

La búsqueda de estos lugares tiene un enorme potencial, y además resulta muy divertida de por sí. De vez en cuando hagan el amor delante de un espejo, en la mesa de la cocina, de pies en la entrada, en el alféizar de la ventana, en el balcón... Incluso si no resulta especialmente cómodo. Son más importantes la novedad y la sorpresa; además, lo extremo excita mucho. La espontaneidad es fundamental en este caso. Acepten cualquier arrebato de deseo como un regalo valioso y, en esos momentos, olvídense de todo, menos del sexo. Solo ustedes, el resto tiene que desaparecer inmediatamente, relegado a un segundo plano.

Organicen una especie de competición. Que cada uno proponga al menos una vez a la semana un lugar nuevo para hacer el amor dentro de la casa. El que no pueda generar ninguna idea fresca, pierde, y como castigo tendrá que hacer algo insólito. Por ejemplo, sacar la basura desnudo. En cuanto hayan agotado todas las posibilidades, vayan a comprar algún mueble más. Ni siquiera tiene que ser un sillón, bastaría con una tabla de planchar especialmente robusta. Claro que estoy bromeando, pero creo que se han quedado con la idea.

Aparte de ello, existen la oficina en la que trabaja alguno de ustedes, las filas de atrás en los cines, centros de lavado de coches, probadores de las tiendas de ropa, bancos en los parques, los asientos de atrás de los taxis... Una lista que podría perfectamente incluir unas cien referencias. Pero lo más interesante es coleccionar este tipo de lugares durante las vacaciones. Prueben a aplicar esta regla siempre que salgan de viaje y creen el archivo fotográfico correspondiente. Así tendrán más cosas que recordar en la vejez o que enseñar a los nietos, para que no se crean que sus abuelos eran unos sosos. 

3. Juguetes sexuales, cosmética sexual y muebles especiales 

Existe una gran oferta y cada vez aparecen más cosas interesantes. Nuevos materiales, nuevas tecnologías, nuevas posibilidades. El mercado es mucho más amplio que tan solo hace unos cuantos años. Podrán complementar su sexo de una manera muy variada, utilizando juguetes sexuales para intensificar las sensaciones, experimentar o interpretar escenas de sexo en grupo sustituyendo a los demás participantes con imitadores de pene. En combinación con los juegos de rol todas estas prácticas podrán resultar realmente apasionantes.

Sin embargo... hay que tener precaución. En lo que se refiere a los juguetes, y especialmente la cosmética sexual, existen muchos productos anticuados o de baja calidad. No se lleven una decepción por culpa de una compra nefasta. En este sentido, tengan cuidado con las tiendas en internet. Estos productos son muy delicados, es algo intrínsecamente personal. Si todavía no han probado nada de eso, lo mejor será elegirlo personalmente, sin prisas, sin intentar ahorrar y pidiendo consejo a los profesionales. Es probable que necesiten algo de tiempo para darse cuenta de lo que mejor les viene, y también para abrir el apetito. Pero, créanme, merece la pena. 

4. Ropa y lencería erótica 

Es un tema que está muy de moda y se desarrolla vertiginosamente. Existen tantos modelos, materiales y cortes pensados para todo tipo de tallas y tipos de figura, que cualquiera se puede convertir en una sex bomb o en la encarnación de la inocencia, si es que prefieren algo así. Esto último funcionará aún mejor en combinación con los juegos de rol. 

En lo que se refiere a la lencería erótica, existe una condición importante: hay que saber servir el «plato». No hay que pasarse, puesto que cualquier cosa cansa si se presenta en exceso. Lo ideal sería que la mujer se vistiera así sin que el resultado fuera demasiado llamativo, puesto que la idea principal consiste en provocar. Después de una fiesta, durante el fin de semana, se quitará el vestido por la noche o se pondrá una bata medio transparente... No hay que demostrar nada ni insistir, trate de jugar. Procure imaginarse que es una gatita juguetona y, en primer lugar, disfrute genuinamente de sus propias travesuras. Y si le llega a gustar de verdad, el hombre no tardará en contagiarse. No lo dude.

5. Sexo oral

Hoy en día, solo gente sexualmente inexperta no practica el sexo oral, tanto hombres como mujeres. Es como los besos. Si no saben besar o no les gusta, han tenido malos maestros o sus padres no les han educado como es debido. Y hablando en serio, en este ámbito existe un gran potencial para el perfeccionamiento. Hay libros buenos e incluso cursos bastante serios sobre el sexo oral. No se apoltronen, perfeccionen sus artes y, créanme, tendrán una gran recompensa. Una lengua hábil puede hacer vibrar el cuerpo de la persona amada mejor que un arco hace vibrar el violín. Además, ¡el sexo oral tiene un sabor tan maravilloso! Aprendan a disfrutarlo, probando muchas variantes, si todavía lo están dudando.

6. Sexo anal y estimulación anal 

El ano, tanto el masculino como el femenino, es un tema aparte, que cobra cada vez más popularidad. Claro que no es obligatorio que les encante el sexo anal y lo practiquen regularmente, pero se recomienda probarlo al menos de vez en cuando. Primero, porque aporta diversidad, y segundo, porque con el tiempo nuestra sexualidad cambia mucho. Lo que hace tiempo nos parecía inaceptable o desagradable, con los años puede resultar apasionante. Enriqueciendo la práctica de relaciones sexuales con la estimulación y penetración anal, podrán aportar mucha variedad a su vida íntima. Si el hombre tiene el ano sensible y le gusta el sexo anal, solo podemos decir que la situación de su pareja es realmente envidiable. En combinación con juguetes sexuales tendrán un montón de posibilidades para los experimentos más agradables. 

Solo hay dos condiciones específicas: cuidar la higiene e ir con mucho cuidado. No lo olviden si deciden probarlo. 

7. Dominación, ‘bondage’, BDSM y ‘fisting’ 

Son tendencias distintas y cada una, por supuesto, es un tanto especial. Por cuestiones de comodidad vamos a unir todos estos conceptos en un mismo tema, aunque cada uno de ellos abarca muchas cosas. Lo que los une es la sumisión del uno al otro y la confianza que hay entre ambos. Y, por supuesto, es importante actuar correctamente. La dominación, normalmente, es más suave, se trata más de algo más psicológico que fisiológico. El bondage, simplificando, tiene que ver con el hecho de que uno ate al otro. En las prácticas sadomasoquistas lo psicológico se complementa con lo fisiológico. El fisting clásico es una cosa aparte, es fisiología pura. Estas tendencias se podrán combinar de maneras muy diversas, que muchas veces se agrupan bajo el nombre de BDSM. 

BDSM podría definirse como una tendencia independiente dentro de la cultura sexual. Aporta un sinfín de oportunidades para la creatividad en el sexo, puesto que todo ello lleva a maneras inusuales de hacer el amor.

El fisting también puede ser muy diverso y le apasiona a mucha gente. Por ejemplo, la popularidad del fisting vaginal se explica por el hecho de que a algunas mujeres les encanta la sensación extrema de tener la vagina llena a estallar. 

Ya hemos advertido desde el principio que son prácticas que no atraen a todo el mundo. No hay tanta gente que admita sexo brutal y agresivo. No es en absoluto obligatorio practicar algo así habitualmente, pero merece la pena probarlo con cuidado, puesto que también existe la probabilidad de que encuentren precisamente en ello un potencial impresionante.

8.  Juegos eróticos para adultos 

Estos juegos están llamados a ayudarles a desinhibirse y dar los siete primeros pasos que hemos descrito, probando cosas nuevas e inusuales. Y es que a veces no es fácil decidirse a hacer algo así o proponérselo a la pareja. Aparte, a algunas personas les falta imaginación o experiencia. Por ejemplo, ¿cómo probar un determinado juguete sexual o atreverse con el sexo anal o al menos jugar con la estimulación anal? A veces se trata de cuestiones incluso aparentemente más simples. ¿Cómo elegir una postura nueva para el sexo o qué combinación de posturas probar? En general, ¿cómo empezar a hablar con su pareja sobre el sexo en casa, cómo convencerle para que le acompañe en la caza de los placeres? En este sentido, los juegos eróticos son una solución perfecta. Un juego siempre es un juego: mientras jugamos, muchas cosas resultan muy naturales. Recuerden su infancia, cuando todo era mil veces más fácil. Partan de que se trata de juegos para niñas y niños ya adultos.

Existe todo tipo de juegos eróticos, y bastantes: la inglesa MONOGAMY, la canadiense It’s all about SEX!, la francesa In love, la serie holandesa Tease & please, la serie de juegos belga Lovestuff, la serie rusa de juegos para adultos FANTY. Elijan lo que más les guste, pero no olviden que estos juegos sexuales les aportan muchísimas posibilidades. Con ellos podrán recuperar la pasión en su dormitorio conyugal.

9. Juegos de rol sexuales 

Es otro tipo de juegos, que tienen otro objetivo. Son apasionantes y muy creativos, su esencia consiste en que la pareja interpreta una pequeña obra de teatro para dos, adoptando los papeles propuestos en el guion. Las historias se basan en fantasías sexuales y cada uno de los participantes puede transformarse para actuar en un papel inusual para él. Los participantes tienen la sensación psicológica de hacer el amor con «un desconocido» o en una «atmósfera insólita». Como resultado, gracias al juego surge la posibilidad de hacer realidad sus deseos secretos o probar algo original, conociéndose de una manera nueva tanto a sí mismo como a su pareja.

Pero tengan en cuenta una cosa. Existen unas reglas básicas que hay que seguir a la hora de jugar. No son complicadas, pero es importante conocerlas, y entonces todo irá estupendamente. Y es que los juegos sexuales de rol constituyen un potencial impresionante para cualquier pareja. Combinan creatividad, novedad y posibilidades ilimitadas. 

Hablaremos con más detalle de los juegos de rol en nuestro artículo «Juegos de rol eróticos. Cómo diversificar el sexo en casa».

10.  Técnicas sexuales nuevas

Se trata tanto del arte del masaje erótico como de sexo tántrico, prácticas taoístas, técnicas sexuales especiales, técnicas de respiración especial, métodos de relajación, de dominio de los músculos vaginales o ejercicios para aumentar la fuerza o la potencia sexual... es decir, todo lo que amplía nuestras posibilidades sexuales, nuestra energía y sensualidad. Pero no pongan demasiadas esperanzas en lo que se vende como «oriental». Ahí hay muchas cosas demasiado teóricas, cuestiones que no tienen repercusión práctica o no se adaptan a la vida de hoy en día. Si se apuntan a algún curso o deciden leer algún libro, tengan cuidado de no gastar dinero y tiempo en vano. Hay que darse cuenta de la medida justa y tener precaución a la hora de experimentar con uno mismo. Pero, por otro lado, no se olviden de que nuestra sexualidad tiene muchos secretos por descubrir, y todo ello con un gran potencial. 

11. Vacaciones en balnearios y hoteles para adultos

Existen balnearios y hoteles especiales en los que todo respira erotismo. Claro que es algo que no conviene a personas con miras estrechas, pero la gente desinhibida seguro que se lo pasará estupendamente. Normalmente, en estos sitios no se podrá hacer el amor únicamente en los restaurantes; en los demás espacios, tendrán toda la libertad del mundo. También tendrán libertad para llevar la ropa que quieran o no llevar nada. Sobre todo si les gusta hacer el amor delante de la gente u observar a los demás, será la opción ideal para ustedes. 

Habrá gente que considerará esta idea demasiado perversa o atrevida, pero en la práctica todo ello resulta bastante divertido. En un balneario así, pronto recuperarán la pasión. Se trata de sitios como Desire en México, Cap d’Agde en Francia, Hedonism en Jamaica, cruceros especiales y otras posibilidades que se abren y que son cada vez más populares últimamente. Pruébenlo, quizás también les guste, puesto que una atmósfera insólita excita y el «mal» ejemplo es contagioso.

12. El tema de ‘swingers’, sexo en grupo o su representación 

Y al final, propongo lo más atrevido, digamos que se trata de especias más picantes para el plato más íntimo. Es una cuestión delicada, pero muy interesante desde el punto de vista de las posibilidades de experimentar. Si lo ven todo como una especie de juego para adultos, no habrá nada malo en ello. Para quienes practican este tipo de cosas, las cuestiones de infidelidades o monotonía en la pareja pierden su actualidad. Evidentemente, se trata de gente que las practica conscientemente. Si les apetece probar, háganlo poco a poco, sin prisas. Echen un vistazo a las páginas web de swingers, vayan a un balneario especial, visiten un club. Nadie les obligará a hacer nada que no quieran, no será obligatorio practicar sexo en grupo directamente, pero así podrán ver a los demás y se darán cuenta de si esta idea les atrae o no especialmente. Pero recuerden que hay pocos buenos clubes sexuales (al menos, si hablamos de los que se pueden visitar libremente). No cometan el error de meterse en el primer sitio que se les presente: podrán quedar muy decepcionados. Por ejemplo, en Rusia estos clubes no son muy buenos, pero en Holanda, Francia y Chequia hay sitios muy dignos de ver. Son bonitos y seguros, y la gente que se reúne es bastante aceptable, aunque no demasiado guapa en su mayoría. Pero esto último es algo típico para todos los clubs de swingers abiertos al público.

Si de vez en cuando sueñan con algo así, pero no les atrae hacer el amor con extraños en la realidad, prueben a organizar un juego de rol sobre sexo en grupo, utilizando adicionalmente juguetes sexuales. Eligiendo bien el argumento y entrando en los papeles, podrán crearse la sensación de estar cometiendo algo verdaderamente «escandaloso». Probablemente, será suficiente para satisfacer sus deseos secretos y fantasías eróticas sobre el sexo insólito. Pero no duden en absoluto: su propia relación de pareja no hará más que fortalecerse con ello.

Cada una de estas doce líneas de actuación abarca muchas cosas, aunque aquí solo me he limitado a nombrarlas. Elijan lo que más les atraiga, experimenten, prueben. Una sola cosa, varias, todo a la vez, aunque no vayan demasiado lejos. Si algo de lo que propongo entra en conflicto con sus principios o provoca rechazo, no pasa nada, no hay que forzarse: ¡tienen doce temas para perfeccionar y elegir lo que quieran! Incluso si solo les atrae una cosa concreta, ya les aportará un potencial impresionante. Podrán hacer su sexo conyugal más bonito, más apasionante e intenso. Créanme, ¡merece la pena!

Solo recuerden que agua parada no mueve el molino, y si no se desarrollan en el sexo, acabarán degradando su pareja inevitablemente, y la vida irá perdiendo la emoción y el color. Son las leyes de la naturaleza, no podemos evitarlo. 

© Andrey Rider

Si le ha gustado la línea de mi pensamiento o como escribo, en general, probablemente le encantará leer mis novelas, relatos y cuentos.

Novela «The MASK or the Formula of a Perfect Wife»Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 1Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 2Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 3Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 4

Comentarios

todos los derechos reservados © andreyrider.es, 2017