El principal valor familiar: cómo conservar el matrimonio

 
El principal valor familiar: cómo conservar el matrimonio

La insatisfacción sexual constituye la causa principal de los divorcios en muchos países. Esta es la estadística, así que, les guste o no, si les preocupa la estabilidad de su matrimonio, lo primero que tendrán que hacer es prestar atención al componente sexual de la vida conyugal. Pero hay gente que podrá discrepar sobre el tema, alegando otros valores familiares, o que cree que el sexo conyugal no es tan importante. Así que vamos a profundizar un poco más.

Estadísticas alarmantes 

«Todos los matrimonios felices se parecen los unos a los otros, pero cada matrimonio infeliz es infeliz a su manera». Con esta frase empieza la célebre novela del escritor ruso León Tolstói Anna Karénina. Fue escrita en los años setenta del siglo xix, y para la sociedad de aquella época, por lo visto, la idea de una familia infeliz incluía muchos componentes que no se podían generalizar de una manera fidedigna. Pero, una cosa son los finales del siglo xix, y otra muy diferente, los principios de este. La sociología, una ciencia objetiva, enriquecida gracias a las posibilidades de internet y la ayuda de la psicología, afirma que la gente ha cambiado mucho desde la época de Tolstói, y los valores anteriores se han desvirtuado. Los matrimonios se han vuelto mucho menos estables. Por ejemplo, hace 60 años solo el 3 % de los matrimonios en Rusia finalizaba en divorcio. Hace 10 años esta cifra aumentó tres veces y medio. En los años ochenta, se disolvía ya un tercio de los matrimonios, y en nuestra época, un 45 %. En Estados Unidos actualmente las estadísticas son parecidas. En el Reino Unido, en la década de 1970 se disolvía un 22 % de los matrimonios existentes; en 1995 este número alcanzó un 30 %, mientras que desde 2009 este índice crece un 5 % anualmente. Generalmente, el 42 % de los matrimonios ingleses acaba en divorcio. En la Alemania de los años 1970-1990, el número de divorcios fue bajo (tres veces menor que, por ejemplo, en Rusia). Pero, desde 2008, empieza a crecer y, según el ritmo que lleva, en este importante país de Europa dentro de poco se disolverá uno de cada dos matrimonios. En Canadá, un 48 % de los matrimonios acaba en el divorcio; en Francia, un 38 %; y en Japón, un 27 %. Seguramente estarán de acuerdo en que aquí hay cosas en las que pensar y de las que hablar.

Esperanzas frustradas, ¿de dónde vienen?

Los sociólogos y los psicólogos del mundo entero consideran preocupante el número de divorcios, que crece cada año, lo que conlleva un gran número de esperanzas frustradas y personas infelices. Su constante esfuerzo por conocer las causas del fracaso de nuestros contemporáneos en la vida privada ha llevado a descubrir hechos interesantes. Los estudios sociales de los últimos años sobre la estabilidad del matrimonio indican que el motivo principal de los divorcios en muchos países consiste en... la insatisfacción sexual de los cónyuges. ¡Precisamente la insatisfacción sexual! Según el Instituto de Relaciones Familiares de California (Estados Unidos), la insatisfacción sexual de los cónyuges como motivo principal de separación ha dejado atrás incluso a otros defectos tan importantes en la vida conyugal como el hecho de tener distintas ideas sobre cómo pasar el tiempo libre, las dificultades financieras de la familia e, incluso, trastornos psíquicos o del sistema nervioso de uno de los miembros de la pareja.

Los investigadores ingleses, a la hora de analizar las causas de los divorcios, también consideraron la insatisfacción sexual el motivo número uno. Además, profundizaron en otras causas importantes de los divorcios en la sociedad desarrollada actual, y llegaron a una conclusión interesante. Y es que muchos otros motivos de separación entre los cónyuges son consecuencia de la insatisfacción sexual. Las relaciones sexuales deficientes matan el interés y la atención que los cónyuges se prestan el uno al otro, aniquilan el respeto y las ganas de entenderse. Con ello, desaparece el diálogo y, como consecuencia, surge la sensación de que todo vaya mal. La gente incluso deja de cuidar de su aspecto físico. Y adiós, amor...

Además, resulta muy curioso el hecho de que la importancia de la satisfacción sexual crezca para ambos sexos. Hoy en día, aproximadamente el mismo número de hombres y mujeres mencionan la ausencia de la armonía en las relaciones sexuales como causa de divorcio. Para comparar, en los años 1970-1980, la insatisfacción sexual como motivo de divorcio fue nombrada por el 10 % de los hombres y tan solo por el 4,3 % de las mujeres. Se trata de cifras medias para los países desarrollados.

¿Y la armonía personal?

Si las relaciones sexuales pierden el atractivo para uno de los cónyuges, poco a poco desaparecen también el respeto y la atención; con ello las relaciones en la pareja pueden transformarse en una tortura, y a veces incluso en algo humillante. Por ejemplo, eso lo que ocurre cuando solo uno de los dos decide cuándo y cómo harán el amor, o pretende castigar a su pareja negándole relaciones sexuales. Naturalmente, en este caso la otra parte se siente ofendida, y eso no ayuda a mantener un clima favorable en la familia.

Según un estudio francés, el 15 % de las parejas divorciadas durante un tiempo prolongado tuvieron relaciones sexuales muy de vez en cuando, con intervalos de varios meses o incluso de un año, porque uno de los cónyuges negaba el sexo al otro. Con ello, los cónyuges inevitablemente se distanciaban y perdían la confianza. Hoy en día una persona normal no percibe su casa como una especie de fortaleza que debe defender, sino como un hogar, una fuente de calor, amor y placer. Cuando el hogar pierde estas cualidades, también la convivencia pierde su sentido. Y muchas veces incluso se convierte en algo insoportable.

¡Y si solo se tratase de la armonía familiar! Una persona sexualmente insatisfecha es un 50 % menos productiva en su trabajo. Muchas veces cae en depresión, pasando automáticamente a formar parte del grupo de riesgo en lo que se refiere a la salud y el estado psíquico. En casos extremos, estas personas son capaces de cometer un crimen de carácter sexual. Es decir, este problema deja de ser algo personal, importante para una persona concreta, y se convierte en una cuestión social, puesto que tiene que ver con la seguridad de todos nosotros dentro de la sociedad en general, y con la calidad de vida de cada uno de sus miembros en particular. Por otro lado, los científicos en la actualidad hablan con cada vez mayor insistencia de la importancia de tener una vida sexual plena para la salud humana. Podrán consultar un artículo dedicado a este tema.

La lógica implacable de las conclusiones 

Uno puede no estar de acuerdo, pero las cifras hablan por sí mismas. El análisis es objetivo. Los hijos, la casa, la comodidad, la vida resuelta, las mejores tradiciones... Indudablemente, todo ello es muy importante, pero aun así resulta que una vida sexual plena dentro del matrimonio constituye su fundamento principal, su valor básico. Es así, y no puede ser de otra manera. Y la importancia de este valor no deja de crecer de un año para otro. Quizás nos volvamos cada vez más egoístas, probablemente en el caos del mundo contemporáneo el placer se convierta en lo más importante, puede que otros valores pierdan sus posiciones, pero a lo mejor simplemente hemos aprendido a decir las cosas como son, dejando de lado los prejuicios y el exceso de pudor. ¿Vale la pena lamentarlo o adoptar un tono moralizante? Seguramente no, puesto que no vamos a cambiar nada. Simplemente hay que entender que esta es la realidad de nuestra época y tenerla en cuenta. Tenerla en cuenta, valorar y entender su importancia, si es que nos preocupa la armonía personal y la estabilidad del matrimonio.

© Andrey Rider

Si le ha gustado la línea de mi pensamiento o como escribo, en general, probablemente le encantará leer mis novelas, relatos y cuentos.

Novela «The MASK or the Formula of a Perfect Wife»Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 1Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 2Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 3Serie Una mirada a través de las cortinas. Colección de relatos eróticos n.º 4

Comentarios

todos los derechos reservados © andreyrider.es, 2017